Trigésimo tercer domingo de 2018

El final se acerca

El significado original del Evangelio de hoy puede haberse referido al esperado regreso de Jesús después de la destrucción de Jerusalén. Tiene un tono apocalíptico como el de Daniel en la primera lectura. Sin embargo, la lectura no es solo sobre el fin de todos los tiempos. También puede referirse a la necesidad de mirar al Hijo del Hombre en los momentos de cambio continuos en nuestras vidas.

Cuando enfrentamos nuevos desafíos, ya sea que abandonemos nuestra familia y nuestro hogar o decidamos entablar una relación de por vida con alguien, o el envejecimiento y la jubilación, o tantos otros momentos decisivos de la vida, experimentamos la oscuridad y la tierra tiembla. Cuando enfrentamos tragedias y pérdidas, cuando alguien a quien amamos muere, cuando tornados, terremotos o incendios destruyen todo lo que tuvimos y por lo que trabajamos, nuestra tribulación es grande. Sin embargo, en el momento de nuestra desesperación, el Señor viene para reunirnos con ÉL.

La rama de nuestra vida, la rama de la higuera, dará nuevas hojas. Descubriremos nueva vida en la presencia de Dios. Nos dejamos ir y confiamos mientras en la fe descubrimos un nuevo camino por delante.

Cuando llegue el final, el final de nuestros días, ojalá aprendamos a confiar en que no hay nada que temer y que, reunidos de los cuatro vientos, entraremos en la vida nueva y eterna que el Señor ha ganado para nosotros.

Por Padre Joseph Jablonski, MSC

© 2018 Missionaries of the Sacred Heart
Top
Follow us: